Solución a la hiperhidrosis axilar

tractaments corporals hiperhidrosis

 

Sudar forma parte del proceso en que nuestro organismo regula la temperatura. Cuando el cuerpo necesita liberar calor se produce la transpiración, es por esto que habitualmente sudamos cuando tenemos calor, durante el ejercicio físico o en situaciones de nerviosismo.

 

Hay personas que producen más cantidad de sudor de la necesaria para controlar su temperatura, padecen hiperhidrosis.

La hiperhidrosis se presenta a partir de la pubertad y se observa sobretodo en manos, axilas o pies, debido a la alta concentración de glándulas sudoríparas en éstas zonas. La sudoración axilar excesiva se debe a la hiperactividad de una glándula sudorípara llamada glándula ecrina. 

Aunque se trata de un problema frecuente, éste puede limitar la vida social o laboral de las personas que lo padecen, afectando a la seguridad emocional. Es habitual que las personas que lo padecen, se pongan más nerviosas al notar que sudan y esto incrementa los síntomas afectando a la hora de relacionarse con los demás.

 

Afortunadamente, disponemos de un tratamiento fácil y rápido a la vez que muy efectivo para acabar con la molesta hiperhidrosis axilar. La infiltración de Botox en la zona axilar genera un bloqueo de la función de las glándulas sudoríparas con lo que se reduce la producción de sudor en ésta área. 

En 30 minutos aproximadamente conseguimos resultados que permanecen de seis meses a un año, pudiendo hacer vida normal después del tratamiento.

 

 

Además de ofrecer el tratamiento, la Dra. García da algunas recomendaciones que pueden ayudar a las personas que padecen la hipersudoración:

*Utilizar desodorantes con antitranspirantes

*Evitar desencadenantes del sudor como el alcohol, los alimentos picantes o muy especiados, el café y el té.

*Mantener un ambiente fresco en casa / lugar de trabajo

*Llevar ropa holgada

*Intentar permanecer relajado en situaciones estresantes.