Efectos del tabaco en la piel

Dejar de fumar es uno de los hábitos que cada vez más fumadores se plantean con la llegada del nuevo año. El tabaco conlleva, como ya es sabido, muchos efectos perjudiciales para la salud (riesgo de cáncer, enfermedades cardiovasculares, Epoc) tanto para los fumadores activos como para los pasivos. Pero además, los fumadores envejecen prematuramente.

 

Según un estudio de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), fumar diez años acelera hasta 2 años y medio el proceso de envejecimiento que la piel sufre por sí misma:

 

Los fumadores disminuyen la circulación sanguínea, lo que empeora la elasticidad de la piel por la disminución de oxígeno y nutrientes esenciales que la piel necesita.

 

La nicotina eleva la presión sanguínea y reduce la capacidad de absorción de vitamina A, disminuyendo los niveles de colágeno y elastina.

 

Cada calada tiene dos billones de radicales libres que son los causantes del envejecimiento.Y a esto hay que añadir, que por la repetición del gesto, se marcan las arrugas de expresión alrededor de la boca y también en el contorno de ojos.

 

Además, las arrugas serán más profundas, la piel se presenta más seca y es más propensa a mancharse.

 

Todo éstos efectos son más acentuados en la piel de la mujer, porque suele ser más fina y la exposición al sol ha sido frecuentemente más habitual.

 

Abandonar el hábito del tabaco mejorará la piel que se irá desintoxicando y mejorará su oxigenación, pero, hay algo más que podamos hacer para mejorar la piel de l@s fumador@s? Rotundamente sí.

 

Actualmente disponemos de tres tipos de tratamientos que pueden mejorar espectacularmente el aspecto de la piel: Tratamiento de mesoterapia virtual (sin inyectar), tratamientos de medicina estética y medicina ortomolecular.

 

Mesoterapia Virtual TMT: El programa Anti Age Facial será el ideal para las personas fumadoras. Los activos antiedad, hidratantes y antioxidantes como la vitamina C penetran en las capas más profundas de la dermis a través de la electroforesis lo que recuperará la elasticidad y la luminosidad de la piel.

 

Tratamientos de Medicina Estética: Peelings químicos, vitaminas, hidratación con ácido hialurónico son los tratamientos más recomendados para la recuperación de la piel de las personas que fuman. Los peelings nos permiten renovar la piel y mejorar el aspecto de la arrugas finas, las vitaminas y el hialurónico devolverán la hidratación y la luminosidad a las pieles maltratadas por hábito del tabaco.

 

Medicina ortomolecular: la toma de activos como el colágeno y/o el ácido hialurónico así como de complejos vitamínicos antioxidantes y ácidos grasos esenciales como omega 3 y omega 6 nos ayudan a reponer y reparar desde dentro la carencia de éstos, reforzando la mejora de la piel.

 

Hay que remarcar que éstos tres tipos de tratamientos son combinables entre sí, siendo los resultados mucho más apreciables en éste caso.