Homeopatía

img07La homeopatía es la medicina del individuo

Todos somos diferentes, unos de otros. Cada ser humano es único, Cada organismo tiene sus particularidades.

Homeopatía y Alopatía: la medicina de los semejantes frente a la medicina de los contrarios

Para restablecer el equilibrio perdido del organismo, hay dos soluciones. O bien se emplean fuerzas susceptibles de combatir al invasor indeseable y los síntomas molestos que provoca (éste es uno de los principios de la Alopatía: antibióticos, antiespasmódicos, antidepresivos…) O bien se estimulan las defensas naturales para hacerlas más eficaces. Este es el mecanismo de acción de la homeopatía.

¿Qué es la homeopatía?

Es una técnica terapéutica que consiste en administrar al enfermo una sustancia a dosis pequeñas e infinitesimales, que, si fuera dada en mayor cantidad a un individuo sano, le provocaría unos síntomas semejantes a los que pretende curar.

Es un método terapéutico fundado en la experimentación y la observación. Considera que cada individuo es un conjunto reaccional único donde todo tiene su importancia. No solamente los signos clásicos observados para diagnosticar la enfermedad, sino también y sobre todo los síntomas particulares de cada enfermo que caracterizan su modo de reaccionar ante la enfermedad.

La homeopatía se basa en dos grandes principios:

  1. La ley de similitud. Es una ley de biología general que relaciona el poder toxicológico de una sustancia con su acción terapéutica. La medicina tradicional se sirve de este mismo principio en las vacunas, así como en ciertos procedimientos de desensibilización.
  2. La dosis mínima. La homeopatía fundamenta sus resultados en la capacidad de reacción del organismo vivo con lo cual por definición son necesarias dosis muy pequeñas, que no inhiban su fisiología, sino que estimulen su potencial reactivo. Esto nos reporta una gran ventaja, puesto que el medicamento homeopático posee una total inocuidad, con ausencia absoluta de toxicidad o acciones indeseables. Aunque un bebe tomara accidentalmente el tubo entero de la medicación de sus padres, no correría ningún riesgo.

¿La homeopatía: En qué casos?

Se dirige tanto a los adultos como a los lactantes, los niños o las personas de edad avanzada. La eficacia del tratamiento no es una cuestión de edad, sino de capacidad de reacción. Recomendada para las mujeres embarazadas puesto que no es una terapia tóxica.

¿Implica algún riesgo?

Hay que destacar que la homeopatía se halla en la sanidad pública de países como Francia y que personas tan recomendables como la casa real británica por ejemplo, son tratadas por médicos homeópatas.

Naturalmente, la homeopatía a pesar de sus resultados, en ocasiones auténticamente espectaculares, no es una panacea. El médico homeópata es ante todo médico de manera que debe realizar primero un diagnóstico y valorar las diversas posibilidades terapéuticas. Evidentemente una apendicitis aguda requerirá cirugía y una infección, el correspondiente antibiótico.